Me gusta

Que me cuenten historias alucinantes, rodearme de marcas que me aportan algo o, por qué no, me diviertan sin más. Me gusta crear nuevas historias para que las marcas se sientan como pez en el agua. Me gusta recordar las historias de siempre porque por algo son ‘las de siempre’. Sí, me gusta.

No me gusta

La publicidad machacona. Por mucho que me lo repitas una y otra vez, no voy a comprar ¿Crees que voy a caer en tus brazos por agotamiento? Si me interrumpes, por lo menos que sea para contarme algo importante. ¿Te suenan términos como seducir, conquistar o enamorar? Apréndetelos si quieres dedicarte a esto de ‘El arte de la publicidad’.

Me gusta

Lo sencillo. Si quieres conquistarme, hazlo rápido y fácil si lo haces con una sonrisa, mucho mejor. Seguro que conectamos. Me gusta estrujarme el cerebro hasta dar con la mejor idea. ¡Qué casualidad! Seguro que es la más sencilla pero nunca la primera. Son las cosas que me hacen sentir a gusto.

No me gusta

El exceso. Si algo no aporta, molesta. Si algo no encaja… ¡elimínalo! No me gusta que hagan complicado lo que es sencillo. No es fácil, pero ‘it’s possible’. Las palabras vacías, las frases huecas, la decoración sin ton ni son… ¡No me molan nada! Menos es más y más siempre es más.

Me gusta

La gente que suma. Me gusta participar en proyectos donde todos tienen algo que decir y mucho que ganar. ¿Por qué voy a hacerlo solo, si juntos llegaremos más lejos? Esa es mi filosofía. Colaborar, cooperar, compartir,cocinar… me gusta, y mucho.

No me gusta

Que me ignoren. Paso de discursos autoritarios, los unidireccionales no molan. Quiero conversaciones, diálogos y charlas. No me gusta que me manipulen ni que ‘me coman el coco’ ¡No! Dificilmente construiremos algo juntos solo con tu opinión… ¿Si tienes la clave, para qué me necesitas?  Hablando se entiende la gente y las marcas, claro.

Me gusta

El riesgo. Me gusta la gente innovadora, emprendedora. Me gusta hacer preguntas, luchar por lo que creo. Soy curioso. Me gusta aprender de los errores. No sale siempre todo como uno quiere. Eso sí, si te equivocas mejor que sea rápido y barato. Siempre merece la pena.

No me gusta

Sentirme en Marte. Muchas personas tienen la extraña habilidad de hacer que te sientas como un marciano, como si fueras la única persona en este planeta que piensa diferente. No me gusta que me obliguen a seguir la corriente. ¿Crees que así llegaremos lejos?

Me gusta

Reciclar y pensar que cualquier material tiene una nueva oportunidad. Me gusta mi planeta. Estoy convencido de que todos podemos hacer un poco por mantener nuestro verde tesoro. Y aunque muchos no lo crean, me gusta mancharme las manos de tierra.

No me gusta

La gente gris. ¿Por qué empeñarse en verlo todo en blanco y negro cuando tienes miles de colores para elegir? No me gusta vivir mirando siempre hacia atrás. ¡Ojo, el camino está siempre por delante! No me gusta dar la espalda a mi intuición. La razón es importante, pero el corazón es brutal. Hazle caso y pon color en tu vida, seguro que aciertas.